La primera Coca-Cola en Bolivia se destapa hace 77 años, con el sueño de refrescar al mundo, crear momentos de felicidad y optimismo, marcar una diferencia positiva y crear valor.

Además de compartir esta misión, Compañía Coca-Cola llega con el compromiso de ofrecer a la familia boliviana un portafolio de productos de calidad mundial, construir y fortalecer la industria de bebidas y potenciar la economía nacional., generando un impacto positivo en las personas y las comunidades.

Hoy, el Sistema Coca-Cola de Bolivia está conformado por dos socios embotelladores: Embol S.A  y Nudelpa. Juntos, impactan de manera positiva en el desarrollo económico del país y en la industria nacional de bebidas, ya que al ser los empleadores más importantes de Bolivia, generan alrededor de 3.000 empleos directos y más de 100.000 empleos indirectos, en cinco plantas de producción ubicadas en puntos estratégicos del país.

El Sistema Coca-Cola de Bolivia, promueve además el emprendimiento a lo largo del país a través de sus   113.000 puntos de venta,  de los cuales 50% son tiendas tradicionales (Pymes). Así mismo, aporta significativamente  con el desarrollo de Bolivia al ser uno de sus principales contribuyentes en impuestos.

El Sistema Coca-Cola de Bolivia, como Compañía Integral de Bebidas, tiene el desafío de ofrecer la bebida correcta, el envase correcto y al precio correcto a cada boliviano, permitiendo cubrir sus preferencias y necesidades de consumo. Actualmente dispone 35 opciones de bebidas distribuidas en cinco categorías: gaseosas, aguas, energizantes, isotónicas y bebidas no carbonatadas. El 23% del portafolio corresponde a opciones de bebidas sin azúcar/bajas en calorías. Se estima que al 2020, el 50% del portafolio sean opciones de bebidas sin azúcar/bajas en calorías.